Skill In Veins - (2010) Self Titled

De la misma manera que hace unos días elevaba mi amarga queja por la contraproducente portada del álbum de Loveblast, hoy les quiero poner un ejemplo de todo lo contrario, de lo preciosista en el apartado conceptual que atañe a la imagen que muy posiblemente represente y defina de alguna manera el contenido. No hacen falta grandes despliegues graficos ni artificios, en ocasiones basta con recurrir al minimalismo de una imagen, es suficientemente el atractivo y la sugerencia de una imagen fija, así que empezamos bien de momento.

El día catorce del pasado mes veía la luz el álbum debut de esta banda italiana de hard rock, álbum debut bajo el epigrafe de "Skill in veins" porque algunos de sus miembros procedían de la militancia en otras bandas tales como Edge of forever, Udo, Markonee y Killer Klown. En principio, incluso antes de la primera escucha ya despierta una cierta curiosidad al conocer que han contado con Alessandro Del Vecchio (Glenn Hughes, Jeff Scott Soto, Carmine Appice, etc) en las tareas de producción, así pues y bajo estos preceptos a priori interesantes, desconectamos los teléfonos, ajustamos la medida de los auriculares y procedemos a ejercer la presión necesaria sobre el botón del play.

Las pautas que rigen la columna dorsal por la que se mueve la síntesis del sonido de "Skill in veins" es facilmente perceptible en cuanto empiezan a sonar los primeros acordes, el cuarteto italiano desarrolla un sonido realmente compacto de atractiva pegada y que ejerce un efecto de atracción inmediato posiblemente causado por lo semejante de su sonoridad con algunas bandas de hard rock americanas que se situaban en la medianía de los 90's. aunque sin intención de desmerecer el trabajo de "Skill In veins" me viene la foto fija de Skid Row, tal vez sea puntualmente porque sinceramente creo que en el toque personal que va implícito en el run run de la banda.

Abre con "Can't Ride My Soul" pieza en esencia definitoria y que precisa de manera tremendamente descriptiva a la banda, esta mas la inmediata entrada de "Skulls On the Way" pregonan el buen hacer de las "les Paul", cortes inmediatos , atractivos en su planteamiento y resueltos en su ejecución. "Youth times" y su poderoso riff mantienen el medidor en la parte alta para dar paso a la pausada "I'm Living My Life" pieza que quizas estaria mejor situada en un posicionamiento mas retrasado en el track list porque de alguna manera ejerce un efecto contrario al ascenso progresivo que el album desarrolla. Cortes como "Sick mind", "You're Doing It Again" en menor medida o "We Don't Cry" proporcionan sensaciones encontradas llevando el nivel de aceptación global al subjetivo terreno de la exigencia personal.

Con todo lo dicho, "Skill in veins" se posicionan por méritos propios en el listado de las bandas a tener en cuenta, por lo resuelto de sus contenidos, por poder ser catalogados con benevolencia como los hijos bastardos de tal o cual banda de las que habitan nuestros recuerdos. Pero como siempre y sobre todo porque pese a tener algún altibajo medianamente perceptible, es un disco que proporciona diversión inmediata...



Marcos Motosierra Vs MFC test

Motosierra fueron la punta de lanza del rock and roll que nos llegaba desde más allá del Atlantico. En su Uruguay natal tal vez fueran de los primeros en captar la esencia del sentido contracultural y del potencial que suponía poder empezar a patear culos y conciencias bajo las consignas de una banda de rock. Violentos, salvajes y con un extra de autodestrucción que conseguía no dejar a nadie indiferente y que el boca a boca funcionase como amplificador inmediatamente después de cada una de sus electrizantes descargas en directo.

On/Off - (2010) Ribcrasher

Durante diez años se han dedicado desplegar todo su potencial como banda de versiones, más en concreto de los veteranos Ac/dc, de hecho la propia banda rizando la mueca utiliza una nomenclatura harto parecida con los de la corriente alterna/corriente continua.

La banda italiana después de tan larga travesía se ha decidido por fin a "debutar" en el mas amplio sentido definitorio de la afirmación, dejando de lado los covers y presentando por fin un repertorio propio, diez canciones de rock and roll rotundo que justifica en el desarrollo de sus formas la contundencia del grafismo de su portada.

Porque no podía ser mas definitoria, autodenominan su sonido de igual manera con la que titulan el generico de esta primera produccion "Ribcrasher", la verdad es que esta afirmacion no va muy desencaminada porque el sonido de los de Varese centrándonos únicamente en lo descriptivo se podría definir como una apisonadora sin frenos y cuesta abajo.

La formula aunque ya estaba inventada, necesita irremediablemente del toque personal de quien la interpreta para no hundirse de manera imperdonable en los lodos de la burda imitación, los italianos parece que lo consiguen, de una manera tal vez algo subliminal consiguen impregnar su propia personalidad en un sonido que por defecto es claramente asociable a los indiscutibles dinosaurios australianos, pero aun así puede que solo consigan contentar a los mas fieles a una propuesta estilística tan ajustada y perfilada con anterioridad.

Los diez cortes de los que se alimentan los motores que consiguen mover esta "apisonadora rompe costillas" contemplan una linea argumental en lo sonoro correcta y bien conformada, los cuatro integrantes de On/Off cumplen al 100% con su cometido, mostrándose solidos y compactados como banda, para así resolver con solvencia el minutaje que se extiende hasta los cuarenta minutos, otra cosa es el recorrido estilístico y el nivel subjetivo de aceptación de quien recibe la descarga.

En la disección pista por pista destacar la final "Let Me Play My Stuff" posiblemente la pieza mas lograda, de atractiva cadencia e inmediata aceptacion, "I Don't Bite" fiel a los parámetros del genero, "Seven" ó " I am shooter" conforman una segunda parte del álbum quizás mas en forma que los cortes iniciales, un trabajo que sin duda y después de algunas escuchas en profundidad tiene una clara trayectoria ascendente ya que tras un titubeante inicio de manera inexorable va adquiriendo una nueva dimensión mas favorable en los niveles de aceptación.

Posiblemente tras un largo periodo de tiempo sustentando el repertorio de tu propuesta en versiones de una banda en particular sea lógica la dificultad para descontextualizar el sonido propio del antes tantas veces recorrido, parece que los chicos de On/Off transitan por la senda adecuada y en mi modesta opinión lo mejor siempre esta por venir....

Gang Bang 66 - (2010) Self Titled

Sirva el homónimo álbum debut de estos chicos de Alicante como carta de presentación para lo que a todas luces se traduce en una solvente y solida cimentación que permita por fin apoyarse e iniciar en lo musical la senda del reconocimiento popular, ese arduo camino que a veces cuesta tanto transitar a tantas y tantas bandas locales que como los Gang Bang 66 se dejan en la piel en cada kilómetro de la carretera y en cada centímetro de escenario para llevar y difundir la palabra del rock and roll allá donde alguien les quiera oír.

Siete años de trabajo avalan la propuesta del quintento alicantino, un plantamiento afianzado por la claridad de ideas, por la condición y la pureza de su sonido que se ha visto bien reflejada en los once cortes que dan vida a este esperado álbum debut que todos aquellos que alguna vez les habíamos visto descargar en directo esperábamos con una interesante dosis de esperanza y curiosidad.

La características técnicas de la producción a cargo de Carlos F Calderon y la propia banda unido a la masterización en los londinenses estudios de Kevin Metcalfe ( Bruce Dickinson , Rober Plant, The Who, Gary Moore, etc) tiñen el resultado final por una consistente ademas de embriagadora patina de calidad y buenas maneras que haría sonrojar a algunos de esos superventas que adornan la verticalidad de las estanterías. Una ajustada y cuidada produccion que potencia y redefine el personal estilo de la banda alicantina, una personalidad latente durante los cincuenta minutos que se emplean en recorrer el imaginario sonoro de este álbum debut, recorrido este capaz de retrotraernos por unos instantes a aquellos días en que el rock and roll transitaba entre la etérea senda que separaba lo humano y lo divino.

Porque la curiosidad a la que antes hacia referencia se enfrentaba una y otra vez a la pregunta que flotaba entre el humo y las luces reflejadas del escenario, ¿serán capaces los Gang bang de llevar lo potente de sus directo a los surcos del vinilo?. Bien, pues después de llenar mis silencios una y otra vez , después de recorrer sin pausas en ambos sentidos la propuesta de esta joven pero curtida banda estoy en disposición de aseverar con agrado que han conseguido plasmar con acierto en esta producción la esencia primigenia de su sonido, amen de la contundencia en determinados trazos, el sonido "GB66" se alimenta de una cierta dosis de sensibilidad que conjuga la atracción que exhibe la banda por las melodías, por una continua y beneficiosa en lo musical mirada al pasado, sin renunciar por ello a la identidad propia.

Los parámetros por los que transita la sonoridad latente del quinteto alicantino se podrían ubicar en esa especie de limbo que separo las dos décadas doradas para la música en general y para el rock en particular (60/70's). Tal vez el culpable de la ubicacion temporal imaginaria de la banda se deba en cierta medida a la omnipresente presencia del Hammond de Suzuki, o al tratamiento que reciben las canciones por parte de la solida sección rítmica que asienta una inmejorable base donde sustentar y construir los riffs que a su vez invitan al despliegue y al descaro de su vocalista, todo un espectáculo en directo.

Unos breves destellos a modo de titular pueden servir ... "Oh woman" y su añejo regusto abre la caja de los truenos para dar paso a "That's how bad i need you" poseedora de una arrebatadora melodia. "Thank you" de clara inspiración folk antesala del potente y atractivo riff de "Miami Bitch", "Sex o'clock" puro rock and roll, "Mis Cocaine" el track con mas minutaje y una cierta tendencia progresiva seguido por "I said yeah" de marcado e interesante ascendente 60's. "Too rocker (for rock & roll)" de cadencia envolvente, finiquitado por el preciosista reprise de "Miami Bitch" para dar paso con un guiño a las influencias con "It's a long way to the top" y cerrar filas en torno a este magnifico debut con la definitiva y definitoria "Mescaline Virgin".

Sirva pues esta reseña para devolver a Gang Bang 66 parte del justo reconocimiento merecido por su empeño y por sus ganas de tirar hacia adelante en este complicado e injusto a veces establishment que premia en la mayoria de los casos sin argumentación justificada y olvida en algunas ocasiones (la mayoria) a aquellos que se de manera real se parten el cobre sustentando ante la adversidad la raida bandera del rock and roll underground patrio.

Larga vida....!!!

MYSPACE

Star Mafia Boy Vs MFC test

Despues de militar en algunas bandas de rock nos puso las pilas con los incombustibles "Guitar Mafia" durante diez años de maquillaje y rockandroll. Cinco discos avalan la trayectoria de estos habitantes del underground, respetado por todos aquellos que sienten y conocen la pureza en esto del rock and roll bussines.

Ahora recien comenzada su singladura en solitario con el flamante "1.9.7.0." parece estar empezando a recibir el reconocimiento que merece y que tantas veces se le ha negado, un disco de rock and roll sincero plagado de buenas historias que en manos de Star mafia Boy adquieren una nueva dimension.

Loveblast - (2010) Loveblast

Empezare la reseña de este disco una vez mas manifestando mi nivel de exigencia en todos los aspectos que conforman un lanzamiento discografico. Si esperamos que el contenido alcance las cotas de calidad que cada uno siendo fiel a su criterio único espera y desea, debemos valorar también el continente, debiendo este tener una concepción al menos decente para conseguir así un resultado global aceptable.

Esta breve disertación intenta verbalizar lo horrorizado que me siento cuando veo portadas de la calidad que ilustra el debút de esta banda con residencia en Chicago, al menos un servidor ya esta ligeramente hastiado de frontales resueltos con un dibujo mas o menos afortunado, el efecto redundante de semejante estilo de grafísmo en mi modesta opinión hace un flaco favor al efecto llamada que este auto titulado álbum pueda producir al potencial oyente en las estanterías de las tiendas. Que levante la mano o lance la primera piedra aquel que alguna vez rebuscando entre montones de discos o mostradores verticales no ha soltado aquello que sostuvieran sus manos para acudir a la llamada de una portada de disco seductora, y cuando digo seductora me refiero a su concepto, que nadie lleve mis palabras a los extremos.

Bien, una vez superada mi negatividad estilística es de justicia reconocer los méritos de estos chicos y decir que "Loveblast" es una banda de reciente constitución, tan solo tres años desde que un verano los guitarristas Brian Durbin y Alex Spadavecchia decidieran aunar esfuerzos para dar vida a una banda de rock que recuperara de alguna manera aquellos que para algunos fueron los maravillosos años del hard ochentero, aunque la banda exhibe también en la brevedad de algunos trazos un peligroso escarceo con el heavy metal de ascendencia primitiva que se acaba fundiendo en la producción final con un resultado en principio de lo más aceptable.

Porque finalmente las once canciones que conforman este álbum debút respiran un absoluto regusto a ese "hair metal" que tan buenos resultados diera en el tramo final de la decada de los 80's , una referencia conceptual que la banda en ningún momento intenta ocultar y esa sinceridad de planteamientos hace que su propuesta se consuma con una curiosa mezcla de aceptación y rememoranza, sobre todo para los que vivieron de lleno la efervescencia del genero. Esta conjugacion de factores, esta elección en lo musical esta ofreciendo para la banda los primeros réditos ya que se postulan en una de estas eternas y pseudo fraudulentas votaciones parta telonear a grandes bandas, en este caso a los omnipotentes"Kiss" (con los que y salvando las distancias obvias guardan cierta semejanza en algunos momentos puntuales) .

Se abre este "Loveblast" como no podía ser de otras manera, con un track de corte veloz en su concepción, con ese tipo de riff ambivalente que navega con soltura entre las procelosas aguas del "todo mezclado", sonando por momentos "sleazy", por momentos "hair" (dichosas etiquetas) pero rotundo en sus formas. En la misma linea "headspin" algo mas melodica pero dueña del mejor estribillo del disco, la sobrante y extremadamente larga "lonely winter" da paso a "Things That Bite", "out for blood" o la final "hungry" para finiquitar así el track list de un disco que sin duda alguna agradara a los asiduos al estilo, pero que para aquellos que desarrollan un eclecticismo mayor en su paleta de gustos musicales tras un par de escuchas quizás pase a mejor vida.



Bat Kinane (Glyder) Vs MFC test

Hace unos años Glyder" tras unos eps premonitorios nos dejo un excelente sabor de boca con su albun debut alla por el 2006, mas tarde el celebrado "Playground for life" asentaba a la banda irlandesa como una solida propuesta con ese rock de aires setenteros y cierta rememoranza a Thin Lizzy. No hace mucho se publicaba su tercer y hasta la fecha ultimo trabajo "Yesterday, Today and Tomorrow" donde sin abandonar la fidelidad a los sonidos antes citados adquiere una presencia mas notable el personal sonido de la banda, en la misma linea de claridad y calidad de sus anteriores trabajos pero quizas más accesibles.

Sister Sin - (2010) True Sound Of The Underground

Mi creencia absoluta en el precepto universal que preconiza las bondades de la diversificación en cualquiera de los ámbitos inherentes al ser humano se traduce en una incansable y por suerte hasta la fecha infructuosa búsqueda del disco perfecto.

Bajo esta máxima un servidor consume con desigual suerte todo el material discografico que pasa por sus manos, unos pasan por méritos propios al apartado de incunables mientras otros muchos se ven abocados sin remedio a las profundidades de ese ingrato agujero negro que se traga a modo de selección natural todo el material rebautizado de una manera amable como "sobrante".

El caso de la banda que nos ocupa se podría situar en la linea imaginaria que separa las dos categorías citadas anteriormente. Me explico, conoci a "Sinister Sin" hace unos años cuando cayó en mis manos uno de sus eps iniciales "Smash The Silence (2007)", inmediatamente me vi subyugado por lo trepidante y contagioso de sus ritmos metalizados y por la potencia vocal indiscutible desplegada por su front woman Liv, además de por su innegable y turbadora presencia escénica.

Un año más tarde vio la luz su primer larga duración "Switchblade Serenades" que no hacia mas que confirmar una trayectoria ascendente y meteórica en el desarrollo instrumental de la banda sueca, este álbum debut le sirvió para posicionarse rápidamente en las listas suecas y el Top Heatseekers (US) en la primera semana de publicacion. El siguiente paso lógico fue abrir para bandas de la talla de Motorhead, Ill Niño, Otep o hacerse al completo la gira europea de Arch Enemy. Una vez finalizada dicha gira y tras pasar por los festivales de Sweden Rock & Norway Rock el cuarteto de Gothemburg volvia de nuevo a los estudios para dar forma a este "True Sound Of The Underground", segundo álbum oficial que salia ayer al mercado y que pasamos a diseccionar....

Habría que señalar primero que "Sinister Sin" se mueven cómodamente por los terrenos abonados al rock duro en planteamientos cuasi metálicos a veces , sin adornos ni florituras haciendo de la contundencia bandera. Los cuarenta minutos de duración se recorren sin tregua, sin posibilidades para hacer de la pausa tabla de salvacion, no es posible, una canción empuja sin piedad a la siguiente sin posibilidad para el descanso, en este disco no hay baladas, no hay un apartado para las medias tintas ni para la ternura.

Así en esta vorágine de rotundas formas tan dadas a veces en otras propuestas a lo lineal, se aprecian sin embargo matices interesantes, algunos rasgos sleazys (¿!!) camuflados entre distorsiones y endiablados riffs que responden a la categoría de "destroza timpanos" cuyo maridaje con la potencia de las cuerdas vocales de Liv y la solvente base rítmica del resto de la formación confieren el grado de "muy interesante" a la banda sueca.

Desde la inicial y definitoria "sound of underground", pasando por la contagiosa "outrage" a mi parecer especialmente interesante para el directo o las mas hardrockeras "24-7" o "built to last" las sensaciones son buenas elevando así el computo general hacia números positivos. Por eso si en la búsqueda que citaba en el párrafo inicial en tu punto de mira espera un disco de rock duro en el sentido más amplio de la definición no hay espacio para las dudas, dedicale unos minutos a "Sinister Sin", no te arrepentirás....


Javier Vargas Vs MFC test

Hablar de Javier Vargas es hablar de musica en su estado mas puro, este espiritu del blues atrapado en el cuerpo de un hombre lleva practicamente toda su vida recorriendo los mil y un escenarios para ofrecer a todo aquel que le quiera escuchar la magia que surge de la combinaciòn de su destreza a las seis cuerdas y de las multiples vivencias compartidas en multitud de escenarios.

Hace un par de dias hablabamos de su fantastico nuevo disco "Mojo Protection Revisited", asi que nos parecio la excusa perfecta para invitarle a cumplimentar el "MFC Test", una nueva secciòn que se estrena hoy y que pretende ayudarnos a conocer de una manera desenfadada y distinta a algunas de las personas que llaman nuestra atenciòn. 32 preguntas ávidas de respuestas que nos permitan en este caso conocer un poco mejor al señor Vargas....

Lions in the street - (2010) Self Titled

Con el lógico paso del tiempo son inevitables las odiosas miradas comparativas que se soslayan de reojo hacia tiempos pretéritos y tienden a poner "apellido" a las emergentes bandas de las que se nutre la nueva hornada del rock & roll.

Inevitablemente hemos llegado a un punto donde es difícil disociar con la suficiente claridad y nuestras mentes saturadas de tanta información tienden de modo mecánico a buscar cobijo entre las alargadas sombras de las bandas que un día fueron pioneras con mayor o menor suerte, con mejor o peor legado, pero que de un modo indeleble dejaron su impronta en nuestro imaginario particular.

Toda esta disertación preparatoria y aparentemente fuera de contexto, sirve como pretexto para hablar con total libertad y sin lastres comparativos de ningún tipo de una banda de rock and roll con mayúsculas. Porque la propuesta de este auto titulado álbum debut de la banda canadiense se sitúa indudablemente en los parámetros del rock añejo, sudoroso, bailable y arrebatadoramente energizante.

Aunque las fuentes de las que se nutre la banda de Vancouver quedan perfectamente definidas en el primer minuto de escucha, seria inapropiado y terriblemente injusto quedarse solo en la comparativa y no profundizar en la personalidad propia que el cuarteto desarrolla en todas y cada una de las doce canciones que eleva a los altares este maravilloso album, sin duda y corriendo el riesgo de ser excesivamente categórico, uno de los mejores álbum "debut" que han pasado por las manos de este que les habla. (He entrecomillado debut porque Lions in the street editaron en 2006 un mini ep que se podia descargar gratuitamente desde su website, ep que se ha incluido en este que nos ocupa, es por eso que oficialmente nos encontramos ante su debut oficial.)

El desarrollo del track list es realmente trepidante, por eso la inicial "moving along" sienta después de su fantástico riff anunciador las bases por las que se va a mover esta locomotora cargada hasta los topes de riffs incendiarios, armónicas y estribillos hipnotizantes, además de unos pianos capaces de arrancar un baile al mas estático de los mortales. Inmerso en la sinergia inmediata y sin casi tiempo para saborear el segundo y mas pausado corte, una nueva descarga de rock and roll eléctrico con "already gone" preludio de la bellisima "Lady Blue" una canción hermosa, penetrante y levemente enraizada en el country. tan solo y para concluir con estas lineas demostrativas citare una pieza mas "Hey hey Arlene" puro rock and roll sin paliativos.

Lions in the street son una banda de rock en el mas amplio sentido definitorio de la expresión, los cabellos de estos leones se alborotan acariciados por la brisa del folk y el country pero se reafirman entre gruñidos de rock and roll old school, sonidos capaces de hacer recordar y olvidar al mismo tiempo a aquellos que sentaron las bases y que posiblemente sonreirán al ver como empujan las nuevas generaciones.



Vargas Blues Band - (2010) Mojo Protection Revisited

Hablar de la "Vargas Blues Band" es hablar de Javier Vargas, músico hispano argentino de largo recorrido y solida carrera, aunque poner el acento en algún punto en concreto de la dilatada trayectoria del músico nacido en Madrid es una tarea realmente complicada, nos centraremos de una manera mas puntualizada en su ultimo disco, un maravilloso compendio de sensaciones que emergen de cada una de las notas que brotan del instrumento de este guitarrista atrapado en el corazón de un bluesman.

Para llegar al momento que nos ocupa habría que remontarse brevemente a los inicios, cuando Mr. Vargas se ganaban la vida tocando en clubs y como músico de estudio en lugares como Nashville o Los Angeles, o cuando se embarco con tan solo 17 años en un iniciatico viaje como guitarrista que le llevaría por tierras jamaicanas. Ma tarde recalaria de nuevo por tierras españolas y formaría parte por ejemplo de la banda de Miguel Rios con el que colaboro en algunos de sus albumes tanto en las labores instrumentales como en la faceta compositiva, firmando canciones como Un caballo llamado muerte o Generación Limite.

Durante toda la década de los 80's se dedico a recorrer el mundo como músico de sesión y compartiendo jams de jazz y blues, se estaba empezando a fraguar el germen de lo que mas adelante se convertiría en la "Vargas Blues Band", un lugar común donde poder mostrar todas sus experiencias y vivencias adquiridas. Y aunque estos solo son algunos destellos de sus raíces, son necesarios para entender este "Mojo project revisited", album que si no me equivoco se trata de la decimonovena entrega de la discografia de la "Vargas Blues Band", extensa discografia en la que todos recordamos albumes tan memorables como el inicial "All around Blues" del 91 o el siguiente en la cronología "Madrid-Memphis" del 92, o uno de mis favoritos el instrumental "Chill latin blues", pero dejaremos momentaneamente este largo y proceloso camino por lo extenso que seria enumerar uno a uno todos sus trabajos y ahora si centremonos en el que titula esta entrada.

"Mojo" es el amuleto que llevan los bluesman para ahuyentar y protegerse de las malas energias, por eso "Mojo Protection" es en cierta medida una vuelta a los inicios, aquellas primigenias raices que se afianzaron a la tierra permitiendo construir sobre ellas las solidas bases sobre las que se apoya, se nutre y se retroalimenta la música de Javier Vargas. Este "Revisited" rescata y redimensiona un disco anterior publicado en Argentina y que ahora a través de Avispa adquiere una nueva tesitura.

Por eso cuando suenan los acordes iniciales de "Talking about the blues" ya no hay marcha tras hermano, si cierras tus ojos ya no estas en tu coche, en tu casa o en un bar, ya no eres dueño de tu espacio tiempo, tu y tus sensaciones se traladan a uno de esos garitos ilegales perdidos en los campos donde sonaba el blues cuando ni siquiera los blancos sabiamos que existia.

Así una vez ya has sucumbido a los efluvios del todopoderoso blues verbalizado por la destreza y el feeling de Vargas en el manejo de las seis cuerdas , el desarrollo de las doce perlas que componen esta ultima entrega potencian y redundan las buenas vibraciones del blues eléctrico y fronterizo marca de la casa, una envolvente atmósfera apoyada en el buen hacer como siempre de una banda plagada de excelentes músicos donde me atrevería a destacar una vez màs la calidad de Tim Mitchell en las labores vocales.

Para ir terminando, este "Mojo" es una nueva muesca en las culatas de Javier Vargas, una nueva pieza para todos aquellos enamorados de la música en general y del blues en particular, blues con raíces latinas y de fuerte componente fusionador, componente que le da ese brillo especial capaz de fundir con su fulgor el alma màs dura o conseguir que caigan rendidos ante sus encantos los oídos màs escépticos.

Stone Circus Band - (2010) Wasteland

Dos años después de su celebrado "Fine stone works" la banda valenciana consolida su propuesta con este "Wasteland", un manifiesto de rock de largo recorrido llevado al limite de la aspereza que confiere a este segundo larga duración un halo de excelencia realmente notable, posiblemente un punto de inflexión en el posicionamiento de la banda en el olimpo todavía underground del rock patrio, rock de concepción y clara ascendencia hard.

Tras convencer a propios y extraños con su creo recordar que autoproducido debut, después de recorrerse practicamente la totalidad de la geografía en el ardua tarea del predicamento de la palabra, sumando a su particular haber la participación de la banda en algún festival en tierras del Tamesis, se proclaman ganadores del "Lagarto Festival", este hecho sumado al amplio bagage de todas las correrías anteriormente citadas les permite volver de nuevo al estudio y sacarse de la manga este ejercicio de rock de contundencia en sus formas pero cargado de interesantes matices que potencian la variedad cromática de su más que interesante propuesta.

Matices que permiten que la solida instrumentación de sus composiciones unida a la penetrante labor vocal de Juan "Littlevoice" adquieran una consistencia que dota a cada uno de los once cortes que dan vida a este "Wasteland" de una atmósfera realmente envolvente y seductora.
Entrando en el peligroso y arriesgado terreno de las etiquetas se podría decir que "Stone Circus Band" son una banda de rock con mayúsculas, utilizando el genérico de rock en su mas amplio sentido definitorio porque si bien el sonido que la banda despliega se pueda englobar con facilidad en el generalísimo del hard rock, el desarrollo del track list permite una serie de licencias que van mas allá de los encasillamientos.

Por describirlo de una manera mas gráfica utilizare cuatro ejemplos ilustrativos, como el que abre... "satisfaction needs" densa, energetica y de pegadizo estribillo, para dar paso a "cliche" primer video clip de la banda, donde la rasposa y penetrante voz de "littlevoice" brilla una vez mas. "The shade" mas hard rockera, "December 30Th" con su maravilloso riff. Una construcciòn evolutiva en lo musical ascendente para dar paso al maravilloso despliege del tema que da titulo al disco "Wasteland" un delicado ejercicio de sensibilidad a veces poseída por un finismo espíritu que se alimenta del soul y que habla por su solo del eclecticismo de los circus.

Stone Circus Band se posiciona con este "Wasteland" en la vanguardia del rock honrado en planteamientos y sincero en ejecución, un soplo mas de esperanza sonora en la escena valenciana que pasito a pasito va creciendo de un modo exponencial y que hace que este humilde cronista disfrute como nunca de los sonidos que el viento trae a mi ventana.


The Glitterati - (2010) Are you one of us?

Segundo peldaño de la ascensión a los cielos del rock canalla y glamouroso de esta soberbia banda inglesa que vuelve a las listas cinco años después de su trepidante álbum debut, aquel energizante homónimo de maravillosa portada que viera la luz alla por el 2005.

Los chicos de Leeds firman un disco un tanto ecléctico en cuanto a propuestas, si bien la linea argumental básica por donde transcurre el minutaje de esta nueva producción se mueve con elevada solvencia por el rock descarado de corte glam que The Glitterati atesora , la banda inglesa no le hace ascos a nada y frecuenta alguna variación sonora que lejos de mermar las buenas sensaciones que transmiten los doce cortes de este "Are you one of us?" las acrecentan y potencian.

Así se suceden tracks de aceptacion inmediata tales como la inicial "Right from the star" en concordancia con el espiritu canalla de la banda, seguida por ejemplo de "Fucks me up" tal vez un tema mas killer y que redimensiona el eclecticismo antes citado para dar paso subrepticiamente a "Can't say no" tal vez mas lineal y desangelada que la sucesión de tremendos cortes que en una perfecta y ordenada progresión van elevando el tono de aceptacion de esta segunda entrega de los ingleses.

Cinco años de ausencia en la actualidad discografica no son fáciles de recuperar, pero parece que la aceptacion del álbum ha sido además de positiva, inmediata. Por eso la prensa especializada inglesa, un tanto dura con la banda otras veces, ha caído rendida ante los encantos de pelotazos como "Your idea", "Overnight Superstar" o el fantástico cierre con "Lola Iit's over".


Snew - (2010) We do what we want

Tan esperado estaba siendo este disco como disfrutable fue su anterior entrega en forma de debut, si con aquel "Snew You (2009)" ya nos dieron una revitalizante leccion de como facturar rock and roll incendiario tan solo un año despues vuelven a la carga con este "We do what we want" y doy fe que no se han quedado cortos, porque si cabía alguna posibilidad de superar la anterior entrega, los de Hollywood la han sabido aprovechar y cuentan las malas lenguas que como aquel conquistador ... por donde ellos pasan ya no vuelve a crecer la hierba.

Lo primero que llama mi atención cuando el disco inicia su rodaje y las primeras notas del tema inicial "We do what we want" empiezan a invadir mi atmósfera es que tal vez su vocalista Curtis De Vito haciendo gala de su majestuoso registro vocal pretende fundir mis maltrechos oídos a base de decibelios y excesos sonoros, por suerte todo vuelve a la normalidad y el tono de esta segunda entrega va recuperando paulatinamente su tónica habitual.

Así un compendio de calurosos riffs marca de la casa, se sucede y se impregnan de esa deliciosa esencia setentera que destila cada una de esas notas que empapadas de sudor golpean y estremecen las membranas de mis altavoces. Rock and roll convincente y convencido para un álbum, el segundo de estos californianos que se retroalimenta por diez solidas descargas eléctricas que posicionan a Snew en el top no se cuantos de mis discos imprescindibles de este año, de este fecundo año en lo musical...

Como curiosidad les propongo un pequeño juego, durante el desarrollo de este "We do what we want" hay un leve guiño a la literatura, bueno mas bien al cine, digamos que suenan de maneraa muy escueta las notas de la banda sonora de un film que basa su trama en uno de los personajes de Sir Ian Fleming... al que lo adivine.... nuestro reconocimiento ;-)


Suicidal Drivers - (2010) Disappear

Por la crudeza y la claridad de su sonido podrían venir de alguna zona suburbial de Los Angeles o tal vez formar parte de algunas de esas oleadas escandinavas que nos invaden ciclicamente, pero nada mas lejos de la realidad amigos por que estos conductores suicidas vienen desde Madrid y a pesar de su juventud vienen con la lección muy, pero que muy bien aprendida.

Y es que lo primero que llama la atención de los drivers es la media de edad de sus componentes y por eso no deja de ser llamativa e interesante la mezcla de su exultante y arrogante juventud con lo solido de su cimentacion musical por que de la escucha de este "Disappear" se deduce con claridad que mientras otros miembros inverbes de su generación se convulsionaban bajo el influjo de las luces estroboscópicas estos tíos se empapaban del rock canalla y vacilon de las grandes bandas que "dominaron la tierra" a mediados de los noventa.

Y esas influencias aunque son facilmente perceptibles no empañan en absoluto la identidad propia de estos suicidas que se postulan para junto a otras honrosas excepciones conformar lo que sin duda sera la próxima oleada del rock and roll patrio, porque ademas el presente de esta banda y otras similares supone una cierta y necesaria reconciliacion con la escena, una justa reconciliaciòn que pemite que pase a mejor vida ese fastidioso estigma construido de la nada y que afirma falsamente que las nuevas generaciones no saben rockandrollear.

Así pues y lógicamente atesorando una escueta biografía a sus espaldas que remonta sus inicios como banda al 2007, una formacion originaria que tras algunos cambios grabaron un ep en 2009 "At A Kiss Of Coming", preludio de lo que tan solo un año después se traduciría en su debut oficial, doce canciones autoproducidas para este "Disappear", doce canciones de hard rock de aires punkandrollers grabadas en los madrileños estudios de Rec House.

Cuarenta minutos de rock and roll sincero y efectivo, un minutaje plagado de riffs y buenos coros, canciones bien estructuradas y resueltas en concepto y desarrollo, sirva como ejemplo la contagiosa contundencia de la inicial "The Ass Killer" ò la solvencia de "Shoot Me To My Heart", las cuales son sin duda algunas de las razones para prestar atención a los sonidos que emergen de los motores de estos conductores suicidas

Un solido presente que sin duda se vera mejorado y reforzado con la ayuda de un crecimiento lógico, una progresión necesaria para una banda que posiblemente necesite un bagage mas amplio que la haga evolucionar y desarrollarse hacia cotas mayores, que obligatoriamente nos empuja a pensar que lo mejor de "Suicidal Drivers" todavía esta por venir... larga vida!!

The Driving Conditions - (2010) Full Throttle

Mucha atencion al debut de esta banda australiana que viene dispuesta a volarnos las pelotas y a patearnos la cabeza (o era la reves) a base de rock & roll como lo saben hacer tan bien en nuestras antipodas. Desde luego que el titulo generico del album no podia ser mas acertado y categorico porque desde el minuto uno los TDC pisan el acelerador a fondo y a Dios pongo por testigo (sic) que no lo sueltan ni un solo instante.

Lo contundente de su propuesta unido a según cuentan lo explosivo de su directo les ha servido para abrir para Rose Tattoo en Sidney o participar en el Rockstock Festival. Poco se puede contar de una banda de tan corta trayectoria ya que sus comienzos se remontan a 2006. Un premonitorio ep y algunas participaciones en recopilatorios locales que junto a este "Full throttle" conforman la discografia de TDC hasta la actualidad .

Para terminar esta recomendación, decir que el sonido de este cuarteto aussi cumplira de sobra las exigencias de los aficionados a los sonidos herederos de la corriente alterna, ya me entienden, la alargada sombra de los Young y compañía impregna la producción de este álbum debut, pero no me entiendan mal, porque pese a lo fácil de la comparacion este acelerador a fondo ruge por si solo....

Ozzy Osbourne - (2010) Scream

"I am rockstar, i am dealer" con esta declaración de principios se abre el tema que abre la décima entrega del caballero oscuro. Aunque oficialmente el disco no estará a la venta hasta el próximo día 22 en Broken Bones ya hemos tenido oportunidad de darle un extenso repaso gracias a las bondades de la red.

Tres años después de aquel "Black Rain" Mr Osbourne se ha vuelto a rodear del equipo que le ayudo en la producción, una vez mas Kevin Churko es medianamente culpable del sonido de este "Scream". Un sonido realmente envidiable en su concepción técnica otra cosa es que después la intencionalidad puesta en la fuerza de las canciones llegue y parece que esa faceta también ha sido cubierta con solvencia.

Porque en principio, tras un par de escuchas, se adivina que este "Scream" tiene los componentes necesarios para contentar a la legión de seguidores de Ozzy, quien vuelve a brillar sobremanera en cuanto a sus cualidades vocales, claro que otra cosa sera refrendar este sonido en la que parece extensa gira de presentación que llevara la palabra durante 18 meses a lo largo de algunas de las capitales mundiales, quizás demasiado extensa para el bueno de Ozzy, en fin ya lo veremos.

En cuanto al apartado musical es realmente destacable la rotundidad de sus formas, la densidad de las atmósferas conseguidas para este "Scream" parecen tener inmediata aceptacion auditiva, así la primera descarga "Let i die" da paso de manera inexorable a la potentisima " Let Me Hear Your Scream", para adentrase una vez mas en el particular imaginario de registros de Mr. Osbourne y fundirse entre otras con la arrebatadora belleza de "Life Won't Wait".

Conservando mi escepticismo sobre la forma en la que el caballero oscuro pueda afrontar una gira de 18 meses, reconozco con enorme agrado que para este álbum se ha trabajado mucho y bien, es por eso que el resultado es realmente notable.

PD: Por no entrar en polémicas innecesarias decir que la labor de Gus G a la guitarra es muy efectiva, cosa difícil de asumir para el respetable, porque mientras acompañe a Ozzy tendrá que cargar siempre con el ignominiosa,eterna e injusta comparaciòn con Zakk Wylde...

Angel City Outcasts - (2010) Angel City Outcasts

Bueno, superado el ajetreo propio de la puesta de largo de este humilde webzine es hora de empezar a dar salida en forma de reseña a la larga lista de discos que tenemos pendientes. Empecemos con la veterana banda californiana formada después de la excisión de algunas de agrupaciones que por aquel 2002 poblaban la extensa escena angelina. De las cenizas de Broke 'til Thursday y Youth Rebellion nacía la formacion de la que nos hacemos eco, quinta produccion (si contabilizamos eps) para estos punk con corazon de rockero, segundo álbum con los chicos de "Sailors Grave Records" cuatro años después de su celebrado "
Deadrose Junction" y parece que el bueno de Alex Brugge y compañía no han perdido un ápice de su talento.

Doce cortes de rock and roll para punks o viceversa, doce canciones sin piedad, doce píldoras propiciatorias para el disfrute y sin contraindicaciones aparentes, bueno, tal vez tus cervicales se resientan un poco por el inevitable influjo del punk rock & roll vitamínico que se deriva de la escucha de este auto titulado. Únicamente las excepciones de la inexplicable presencia del medio tiempo de aires folk de "Wild hearts" y la sugerente "Doghouse Blues" de corto preludio blusero, bajan la media de potencia y divertimento que los "Angel City Outcasts" nos invitan a disfrutar.
Interesante directo el de estos ángeles....

V8 Wankers - (2010) Foxtail testimonial

He conectado los auriculares, he subido un par de lineas la rueda del volumen y cuando he pulsado la tecla del play he sentido la misma sensacion que sentirías si tuvieses un tubo de escape apuntando a cada uno de tus oídos y le dieran al contacto. Este tipo de sensaciones solo las pueden transmitir algunos grupos muy localizados como en el caso que nos ocupa, los germanos llevan algo así como diez años con la directa enchufada y destrozando cliches, conciencias y motores de cuatro tiempos.

Desde aquel ahora ya lejano "Blown Action Rock" de 2002, el combo teutón sigue empeñado en difundir a todo el que quiera oir se potente mezcla de rock and roll de fuerte pegada e intenso olor a gasolina de alto octanaje.

La formula empleada para desarrollar esta ultima entrega sigue sonando como un tiro, efectistas y sin concesiones a la neutralidad, estos amigos del sonido atronador y de los autos de gran cilindrada son a la vez enemigos del silencio y reivindican esta máxima en cada una de sus notas, en cada una de sus acotaciones vocales y en cada una de sus gotas de sudor que destilan aceite usado de motor.

Así pues cuando empiezan a sonar los primeros acordes del tema que abre y titula esta nueva entrega de este quinteto de cerveceros tatuados los efluvios del dióxido de carbono empiezan a cumplir con su labor propiciando así la irremediable atraccion hacia estos catorces temas repartidos por los cuarenta minutos de duración. Bomb the bastards, black smoke, The harder you push the better it o Rebel machine son solo algunas de las razones para y siguiendo con las metaforas relacionadas con el motor. hacer una parada y repostar....

Grace Potter & the nocturnals - (2010) Self Titled

Una delicia para los sentidos así percibo en primera instancia el fantástico último trabajo de la banda de Vermont, liderada por la fantástica presencia y el tremendo despliegue vocal de la jovencísima Grace Potter.

La espera se había instalado junto a la curiosidad de saber si de una vez por todas la buena de Grace iba a endurecer su sonido, algo muy deseado por parte de un sector de su público entre los cuales me incluyo, creo que no ha sido esta vez pero aun así la mezcla para este álbum homónimo consigue fusionar de una manera imperceptible algunas piezas de buen rock and roll con algunos temas más introspectivos sin que la atención del oyente se resienta en absoluto.

Así la fabulosa pieza inicial “Paris Ooh la la” se funde con suavidad con “Oasis” algo más actual por decirlo de una manera bondadosa, para volver de nuevo por sus fueros con “medicine”, un tema que compuso en la bañera de su casa para aprovechar así la genial acústica de su baño, según la propia Grace, un tema que recupera ese espíritu blusero que tan bien sienta a la privilegiada voz de Miss Potter. Una vez màs escribo por boca de ella “"Mi voz pasó de ser un instrumentito dócil a una cosa más rugiente, más conmovedora y medio blusera".

Un interesante disco plagados de álgidos momentos, una tremenda conjunción de rock clásico, blues, y buenas maneras tal vez motivadas por la participación en el disco de Mark Batson, productor de la Dave Matthews Band. Seguro que llena muchos silencios de tu día a día…

Electric Eel Shock + Peelander Z (Durango Club, 11/06/10)

Empezare la reseña de este concierto diciendo que no se por dónde empezar, la subjetiva fluidez de mi verbo se topa con la cantidad desbordante de información que se agolpa en mi cerebro después de una de las noches más locas y divertidas a la que me he enfrentado nunca.
Anoche y enmarcada dentro de su gira europea la banda japonesa Electric Eel Shock hacia parada y fonda en la sala Durango Rock Club de Valencia, por supuesto había que estará allí para recibir de primera mano la descarga de rock garaje y metal que la banda nipona luce como seña de identidad. Los encargados de caldear el ambiente en la gira “Electric Eel Shock European Tour 2010″ son otra banda japo afincada en NYC, Peelander Z, una bendita locura autodenominada “Action Comic Punk Band”, una divertida, sorprendente y en ocasiones desquiciada puesta en escena que consiguió meterse al público en el bolsillo en el minuto uno y que voy a intentar explicarlos…

Nada más pisar el escenario consiguieron arrancar las primeras sonrisas del respetable con su indumentaria a medio camino entre el manga y el anime, disfrazados de antihéroes cada uno de un color distinto lograron algo muy difícil para otros, en solo 30 segundos consiguieron romper el hielo y que se poblaran las primeras filas. 1,2,3, y se desata la locura tanto arriba como debajo del escenario con una rapidísima y contundente propuesta que se vio inmediatamente traducida en saltos y empujones en respuesta al punk acelerado salpicado de guiños al J-pop que los Peelander comenzaban a ofrecer.

Sin haber terminado aun el primer tema Peelander Red (bajo) salto al foso consiguiendo que prácticamente la totalidad del aforo allí congregado le siguiese en una especie de conga multitudinaria alrededor de toda la sala. Termino la primera descarga con P-Red subido por encima de unas vigas situadas a unos cuatro metros del suelo por encima de una de las barras, peligroso y deliciosamente desquiciado… y solo habían transcurrido tres minutos del inicio del concierto.

A partir de ahí fue todo en progresivo y delirante aumento, repartieron baquetas y latas para que les acompañáramos en las labores de percusión, dejaron de tocar por unos instantes y se lanzaron al foso con una cuerda invitando al personal a saltar a la comba, se pusieron mascaras, usaron divertidos carteles, mucha interactuación con el público que se lo paso en grande, todo eso sustentado por una tremenda descarga de punk rock en estado puro, una electrizante mezcla de energía desbordada y desbordante.

Después de una extensa exhibición de muecas, saltos, carreras sobre el escenario donde sobre todo repasaron los temas de su última producción discográfica (P-pop High Schol 2009), se avecinaba el final y quizás el capitulo mas alocado todavía estaba por venir, un capitulo que ataña directamente a este humilde cronista.

Diré que fui invitado por Peelander Yellow al subir al escenario, cosa que acepte encantado, ni corto ni perezoso me ofreció su guitarra y me invitaron a tocar con ellos, un servidor y sus escasos conocimientos sobre el instrumento intentaron montar algún acorde o algún riff pseudo decente, intentos fallidos por que los Peelander me quitaban una y otra vez la mano izquierda del mástil mientras me decían entre risas ”noise, noise”. Perfecto, una vez liberado de semejante carga me dedique a aporrear el instrumento mientras me tiraba por el suelo y me convulsionaba junto a otros espontáneos que invitaron a tocar la batería y el bajo respectivamente. Si os preguntáis que hacían Peelander Z mientras nosotros castigábamos los oídos del respetable, os diré que se disfrazaron de bolos e improvisaron algo asì como una bolera humana.

Resumiendo… conceptualmente una autentica locura que consiguió que nos divirtiéramos como críos y que seguramente costara mucho que olvidemos, porque amigos el rock and roll también es espectáculo y Peelander Z son sin ningún tipo de paliativo espectáculo con mayúsculas

Bien pues sin tiempo todavía para asimilar lo anteriormente narrado, saltaron a las arenas del Durango los Electric Eel Shock un interesante power trío de garaje metalero que presentaba su último trabajo “Sugoi Indeed” por tierras valencianas. Comenzaban la actuación con el tema que abre el disco citado, el poderoso y contundente “Metal man” a partir de ahí un completo repaso donde de una manera algo somera recuperaron algunos de los temas de sus anterior producciones pero centrándose casi de manera monográfica en su última etapa.

Destacable la labor instrumental del combo nipón, especial mención a Akihito Morimoto y su guitarra flecha que consiguieron las mayores ovaciones de esta segunda parte de la noche. Aunque para no caer en el desagradable ámbito de la injusticia reconocer el talento de su bajista Kazuto Maekawa y la impactante presencia de Tomoharu Ito batería que toca en pelota picada con la única presencia de un calcetín que cubre escuetamente sus “vergüenzas”, complementarios eso si a su destreza con el doble bombo que sumado a que toca con dos baquetas en cada mano provoca que su instrumento suene de una manera atronadora.

Y así entre riffs de guitarra, entre continuas referencias al heavy metal, fueron desarrollando su set list para hacer parada y redimensionar el clásico de Black Sabbath ( Iron man), cover que terminaron de una curiosa manera algo mas punk. Muy comunicativos y tremendamente afilados en lo instrumental nos ofrecieron una gran velada, una demostración de lo mucho que se puede hacer sobre un escenario con una formación reducida a la mínima expresión.

Un momento destacado fue cuando en un momento dado interpretaban los inicios de algunos clásicos del rock y el metal y el respetable con el pulgar arriba o abajo como en la antigua Roma decidia si continuaban tocándola o no… así que haciendo gala una vez mas de mi frágil memoria y a bote pronto sonaron, Guns & Rose, Acdc, Iron Maiden, etc….

En definitiva una noche memorable bien por lo musical, bien por lo visual o tal vez por la sensación de haber disfrutado de una velada difícilmente descriptible….

Lo mejor: Sin duda la sinergia entre bandas y publico…
Lo peor: Que no durase el concierto 20 horas!! ;)

PD: Como siempre os dejo unos videos....




Nota: Las fotos las hice esa noche, en pincipio para Broken Bones pero finalmente se publican aqui. En futuras crónicas ese hecho cambiara...

Caroline & the treats - (2010) Bad All Over

La voluptosidad manifiesta y la rotundida de esta portada sirvan de presentacion para el album debut de Caroline Andersen y sus "dulces" en otros tiempos no muy lejanos en el top de las listas eroticas escandinavas y stripper de profesion en las noches de los mil y un clubs. En principio se podria pensar en el capricho evolutivo de una diva, o en otro nuevo caso de intrusismo en esto del rock and roll bussines, pero los cimientos de la banda que le acompaña propician que al menos dediquemos unos instantes para dar un primera escucha a este "Bad all over". The treats son Glenn Glitter (The Owees), Ole Nesset (Death By Unga Bunga) y Morten
Henriksen (ex Yum Yum).

Indudablemente nos encontramos ante un trabajo fresco y divertido, sustentado principalmente en la destreza instrumental del trio que sirve de apoyo y arropa dulcemente la calida voz de Caroline. En lo musical pues un poco de cada cosa, desde los primeros compases al mas puro estilo punkrocker (are you ready?), pasando por ago asi como un guiño al rock & roll (Toughen Up), algo de pop, sonidos ramoneros etc, etc , pero bueno no cometere el error de desgranar uno a uno los catorces temas que conforman este extenso track list que se desplazan con suavidad por los algo mas de treinta minutos de duracion.

Olvidando por un instante si es el comienzo de una solida carrera o como decia antes solo es un nuevo frente abierto en la carrera multidisciplinar de Miss Andesen, queda decir en justicia y en resumidas cuentas que se trata de un disco de consumo inmediato, especialmente adecuado para levantar en un corto espacio de tiempo las animas mas decaidas,, no revolucionara la historia del rock, pero seguro que acompañara algunos de los momentos de colegueo y regocijo que tanta falta nos hacen, no?

Black Dog Prowl - (2010) Half Truths & Lies

Álbum debut de esta banda afincada en Washington DC, su sonido basado en una áspera combinación de influencias pasa por momentos de enigmática introspección, un mestizaje de insinuantes miradas al blues rock y al rock alternativo de inspiración 90's, riffs que se confunden en la alternancia en las labores vocales. Un largo minutare de ritmos pseudo grunges se dan cita a través de la hora por la que se reparten las diez canciones que dan forma a este "Half Truths & Lies", una banda que cuenta con legión de seguidores en el DC, pero que un servidor ve con cierto escepticismo, tal vez ese halo post rock no acaba de llegar con la fluidez necesaria... MYSPC >>

Turbowolf - (2010) The Big Cut [EP]

Aunque todavía no han editado su álbum debut ya han conseguido crear máxima expectación a su alrededor, algunos singles, su participación con una versión de Black Sabbath (The Wizard) en el "Metal Forge Vol III" de la revista Metal Hammer y una megalítica gira con los californianos "Korn" les ha servido para hacerse tremendamente visibles y ocupar la lista de los discos más esperados para el comienzo de 2011. Este EP pretende ser un adelanto de su tan anunciado lanzamiento, cuatro canciones aperitivo de su larga duración donde los de Bristol vuelcan toda su creatividad en la dureza de su sonido, rock de alto octanaje, tan atronador como atractivo. MYSPC >>

Jonathan Tyler & the northern lights - (2010) Pardon me

Una razón mas para tener fe en que si tienes talento puedes triunfar en esto del rock bussines es la banda de la que nos hacemos eco en esta reseña. posiblemente con tener un par de los ingredientes necesarios para ello la formula puede funcionar, el caso de estos jóvenes rockeros de Dallas es un ejemplo mas, porque desde los tres años mas o menos que hace que se constituyeron como formacion estable han pasado de tocar en bares para una docena de personas a abrir para monstruos de la talla de AC/DC, Kid Rock, Lynyrd Skynyrd, Deep Purple. Esta vez una discografica ha puesto sus ojos sobre ellos, al contrario que ocurriera con su primera produccion "Hot trottin", algunas de las piezas de esa primeriza entrega se han recuperado para este "pardon me".

Un sonido resuelto, unos poderosos riff de guitarra y unas solidas composiciones serian un argumento mas que suficiente para sucumbir a los encantos de Tyler y sus luces norteñas, pero tienen un plus casi imperceptible que consigue que esta suave mezcolanza de hard americano bañado por la suavidad blusera consiga retener a los culos mas inquietos y tenerlos fijos ante el amplificador.

Saving Abel - (2010) Miss America

Después de dos años de ausencia "Saving Abel" retoman el pulso de su anterior y homónimo álbum de 2008 para ofrecernos once nuevas canciones de rock de factura actual pero de paladar añejo. Sera por que la banda de Nueva York recoje el testigo de las agrupaciones de rock alternativo que poblaban las lista en las postrimerías de los 90's.
Posiblemente las reminiscencias post grunge pasadas por el tamiz del rock alternativo actual les sirviera para girar en la gira de presentación del "Dark Horses" de Nickelback, o con Hinder mas tarde, incluso con los nunca suficientemente bien ponderados "Papa Roach". Nada nuevo bajo el sol, pero esta banda de referencia biblica posiblemente encuentre una rendija por donde filtrar su música y hacerte disfrutar de su propuesta. Abstenerse punk rockers y demás aves...

Authority Zero - (2010) Stories Of Survival

A los acordes de "The new pollution" se abre lo que es hasta la fecha la cuarta entrega de estudio de la banda oriunda de Arizona. Cuarta entrega para esta banda de punk rock al mas puro estilo norteamericano, frenéticos ritmos herederos sin duda de la escena pseudo hardcoreta de finales de los 90's. En estos casos y concretando en este tipo de sonidos de comparacion inmediata existe un elevado riesgo de caer en el inmovilismo sonoro, quizás por un empleo indiscriminado de una formula musical a veces masacrada hasta la saciedad. No es el caso de este cuarteto, ya que su personal
suma y sigue es positivo y se disfruta con agrado, quizás la inmediatez de su disfrute se algo totalmente subjetivo (sin duda), pero el que firma esta reseña se ha divertido escuchándolo mientras tecleaba estas lineas.

Ramones (Arena Auditorium, 10/02/89)

Esta crónica de concierto la escribí hace tiempo cuando colaboraba con el webzine “Rock & roll Army”, pero ahora me ha parecido interesante recuperarla y volverla a escribir de nuevo para Motherfucker Club. Para leerla en condiciones hay que hacer un pequeño ejercicio de imaginaciòn y retrotraerse a finales de los 80's, màs en concreto a la sala Arena Auditórium Valencia, Febrero 1989.

Mucho ha llovido desde entonces, pero en los albores de 1989 tuve la oportunidad de vivir en primera persona una experiencia que para mí fue única, irrepetible e inolvidable… el huracán Ramones toco tierra en vivo y en directo justo delante nuestro, arrasando conciencias, planteamientos y divagaciones, huracán que a muchos de nosotros nos hizo entender que nuestra vidas ya no iban a ser como lo habían sido hasta la fecha y que de alguna manera estábamos siendo testigos de una pequeña parte de la historia, un pequeño fragmento de un futuro imaginario global, al menos en lo que concernía al ámbito estrictamente musical.

Algo más de 20 años han pasado desde aquella noche de viernes. Los alrededores de la sala Arena de Valencia estaban a reventar de gente venida de todas partes de la comunidad, todo el mundo concia a los de Queens, no había garito, fiesta o coche que en aquellos días no se convulsionara bajo la hipnosis de los tres acordes . Bebíamos, comíamos y fumábamos en las puertas de los bares cercanos (entonces se podía), se cogían fuerzas para lo que se nos venía encima, un ambiente tremendamente festivo en la calle reflejaba los deseos enfundados en ropa oscura, casi íbamos de uniforme joder, chupas de cuero plagadas de remaches y de chapas (todavía la conservo), la mítica y sempiterna camiseta con el logo de Ramones, Dr. Martens rojas o negras, botas militares mangadas al ejercito y muchos colores en aquellos cabellos de punta que desafiaban las leyes de la gravedad al igual que desafiaban el conformismo propio de aquellos años , era la época de la rebeldía estética, la plena efervescencia del punk en Valencia..

Más tarde, dentro, en la sala, no cabía ni un alma. El escenario estaba a oscuras, la gente se impacientaba, habían muchas ganas de materializar toda la energía acumulada los días previos al evento, muchas voces coreaban al unísono, conformando una sola … ramooones, ramooones!!. Súbitamente se hizo la luz, unos tenues focos en el escenario desatan la locura contenida, cuatro figuras inconfundibles se mueven entre penumbras y se sitúan en el escenario y un acople anunciador entre una guitarra y un amplificador advertía la llegada de los cuatro jinetes del apunkalipsis.
A partir de ahí una noche de adrenalina desbordante, una noche de exceso de alcohol y sustancias prohibidas, nihilismo juvenil pasado por el filtro convergente de la música en su estado puro, excesos los de aquella velada que con el inexorable paso del tiempo nublan mi memoria y me impiden recordar en imágenes con la nitidez adecuada.

Recuerdo a Joey, alto y desgarbado, cuasi estático durante toda la velada, a excepción de algún tímido saltito sobre sí mismo. Su brazo izquierdo pegado al pie de micro servía como punto de apoyo mientras arengaba al personal con el brazo derecho en alto. Una imponente mezcla de fragilidad personal y fuerza escénica. Recuerdo a Johnny, con esa melena tan molona y carismática, a lo suyo, tocando tan rápido como si supiera que esa iba a ser su última noche, la de trabajo que le dio al pipa, nunca vi a nadie romper tantas cuerdas , la de veces que le cambiaron la guitarra al tío, no estoy seguro si alguna vez he visto una demostración de energía parecida.

Recuerdo a Dee Dee, con esa pinta de cabron, con esa cara de mala hostia, de junkie cuyo equilibrio dependía exclusivamente del contrapeso ejercido por su Fender Squier . Ejerciendo de maestro de ceremonias, de director de orquesta, marcando los tiempos con su one,two, three, four!! Para ser del todo sincero he de confesar que del batería recuerdo poco, por aquella época era Marky (que me perdone), pero quedaba en un segundo plano eclipsado por la tremenda presencia escénica del trío anteriormente citado.

Y todas sus grandes canciones una detrás de otra sin pausas, sin casi dirigirse al respetable, abajo cantábamos a gritos con un ingles algo más que penoso, qué más da!! . Sheena is a punk rocker, Judy is a punk, Gimme gimme shock treatment, Blitzkreig bop, Somebody put something in my drink y asi un largo set list. Tocadas tan rápido, tan fuerte, que no sé exactamente cuántas y cuento duro el concierto.

Apoteósico el final cuando Joey desapareció entre bambalinas y reapareció instantes después enarbolando un enorme cartel donde se leía aquello del “Gabba Gabba Hey” , mientras cientos de personas unidas en una sola voz, en una de esas conjunciones espontaneas que ocurren de vez en cuando le ayudábamos con los coros, que momento más grande!!

Una noche memorable, ni un segundo de tregua, empujones, cervezas por los aires, pogos salvajes, sudor que mezclado con el sonido dio forma a una noche que quedara para siempre grabada a fuego en mi memoria y desde entonces en mi apellido virtual, hey ho ..

PD: Las fotos no son de aquella noche ni mucho menos, son sacadas de la red, por entonces nadie se llevaba la camara a los conciertos, y el que la llevaba no la traia de vuelta a casa. ;)

Vince Neil - (2010) Tattoo's & Tequila

Decir algo que no se haya escrito ya sobre Vince Neil resulta practicamente imposible. Ya sea por su aportación a la leyenda de los Motley Crue, como por su "carrera" en solitario con "The Dirt", su atormentado paso por este mundo tan cruel ha hecho correr rios y rios de tinta, bodas, divorcios, escandalos, arrestos, intoxicaciones y algún desastroso escarceo como actor pornografico. En definitiva Neil es uno de los máximos exponentes de la iconografía rockstar de la vieje escuela, tan llamativa por sus excesos como por sus defectos. Bien, dejando de lado todo lo dicho hasta el momento y fijando nuestra atención en lo estrictamente musical el bueno de Vince vuelve a las estanterías de las tiendas de discos con este nuevo trabajo, corto en novedades y redundante en contenidos. Un nuevo tema homónimo es el encargado de abrir el fuego, un corte de factura titubeante que no alcanza las cotas deseadas en un personaje de semejante calado. El resto del trabajo se nutre de versiones mas o menos acertadas, en la profundidad del acierto el factor mas determinante es el o los gustos personales de quien escuche, un servidor no ha sufrido la primera convulsión hasta que no han sonado los acordes del "no feelings" de Sex Pistols. Una buena oportunidad de calibrar la vuelta (otra vez) de Mr Neil y una pieza mas para los seguidores de los Crüe, aunque para ser sincero y hablando a grande rasgos se acaba haciendo facil de digerir y proporciona diversion inmediata.

01. Tattoos & Tequila
02. He's A Whore (CHEAP TRICK)
03. AC/DC (SWEET)
04. Nobody's Fault (AEROSMITH)
05. Another Bad Day
06. No Feelings (SEX PISTOLS)
07. Long Cool Woman (THE HOLLIES)
08. Another Piece Of Meat (SCORPIONS)
09. Who Will Stop The Rain (CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL)
10. Viva Las Vegas (ELVIS PRESLEY)
11. Bitch Is Back (ELTON JOHN)
12. Beer Drinkers and Hell Raisers (ZZ TOP)

Bloodlights + Furious People (Four Seasons, 21/05/10)

El ex Gluecifer, Captain Poon y su engrasadisima banda presentaba su segundo larga duración “Simple Pleasures” , una buena oportunidad de pasar una tarde de acción y rock and roll. Para un servidor que tiene un trabajo por cuenta ajena como el resto de casi todos los mortales no deja de ser un hándicap algunas veces insalvable la programación de conciertos a horarios más propios de fiestas de instituto que de conciertos de rock, sobre todo si hay una distancia kilométrica importante de por medio.

Y es que la sala castellonense “Four Seasons” tenía prevista la apertura de puertas a las 19h y el comienzo del bolo a las 19,30h, horario poco adecuado a mi juicio por varios motivos, el principal por los problemas espacio temporales de compatibilidad con los horarios laborales, y el segundo por lo que cuesta que el personal se meta de lleno y participe con la inmediatez deseada.

Pese a todo, como perderse este concierto a priori era un delito imperdonable, con el tiempo más que justo pusimos proa hacia la Four Seasons, por los problemas de conciliación horaria antes descritos no llegamos a tiempo de ver sobre el escenario a la banda local, “Furious People”, una pena porque estos tíos suenan realmente bien. Tuve oportunidad de verles el pasado mes de Enero teloneando en aquella ocasión a los”Crank County Daredevils” y las sensaciones fueron muy buenas a pesar de lo corto de su set list aquella noche. Con un ep en el mercado “Straigth to hell” la banda castellonense hace justo honor a lo adecuado de su nombre de guerra, porque en el escenario ofrecen un llamativo despliegue de punk & roll batallero y resultón muy en la honda de la anterior banda del Capitain Poon, por lo tanto buen elección por parte del programador.

Cuando todavía no habíamos terminado la primera cerveza, los pipas de la banda noruega daban la señal de que todo estaba preparado, así que raudos y veloces nos apresuramos a tomar posición en las primeras filas casi al mismo tiempo que los Bloodligths hacían acto de presencia sobre el escenario. Tengo que reconocer que la sala es realmente coqueta en cuanto a decoración y estructuralmente hablando es perfecta para disfrutar del rock & roll en la puta cara, me explico … rectangular , de techos bajos y con un reducido aforo que hace que todas las sensaciones se perciban de una manera inmediata. Aunque ese día para mi gusto el sonido estaba un pelín bajo.

Bloodligths empezaron a desgranar su segundo álbum, con una vitalidad y una energía realmente destacable, muy comunicativos con un público todavía poco participativo, tal vez por no estar todavía muy conectados con un disco tan reciente, argumento este que se vio inmediatamente refrendado cuando instantes después sonaban los acordes muy reconocibles para el respetable de “Where The Stars Don´t Shine” tema que abría si álbum debut de 2007. Ahora sí, empezaban los primeros conatos de jaleo en las primeras filas.



A partir de ese momento y de una manera muy inteligente se fueron entrelazando los temas de los dos hasta la fecha álbums de los noruegos, por ejemplo “Hammer And The Wheel” abría fuego para la copteriana “City of dead” para recalar de nuevo en “Bullshit On Your Mind”. Así un largo y animadísimo set aderezado por la tremenda simpatía del anfitrión, Mr. Poon muy comunicativo con el publico quien se dirigió a los asistentes en números ocasiones en un aceptable castellano, amén de pedir una y otra vez a la barra del local que les pusieran unas rondas de chupitos que por las caras que ponían al bebérselos debían ser de gasolina de alto octanaje.


Sobre el escenario la banda funciona como un solo ente, todos y cada uno de sus miembros destaca con buena nota en su cometido, Ron Elly al bajo, Woody Lee a los parches y Howie B inconmensurable en su trabajo a las seis cuerdas, tanto en lo refererente a su habilidad instrumental como a su entrega. Una autentica y como dije antes una engrasadisima maquina diseñada para facturar un buen rock and roll, canallas en su planteamiento y feroces en su ejecución. Un breve descanso para aparecer a los bises con su atronadora “adicction” y terminar con una tremenda versión que os dejo en el segundo video (premio para el que la adivine).

Lo mejor: Disfrutar de una tarde de rock & roll en la distancia corta y la proximidad del grupo que después compartieron cervezas, fotos y sonrisas con todo el que se quiso acercar a ellos.

Lo peor: El puto horario de instituto para hacer un concierto…






Nota: Las fotos las hice esa noche, en pincipio para Broken Bones pero finalmente se publican aqui. En futuras crónicas ese hecho cambiara...

Eres el visitante nº
contador de visitas
-
La obra de Motherfucker Club esta regulada bajo una licencia de
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
-
Licencia de Creative Commons
-
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More